Puertas para chimeneas: Por qué y cómo instalarlas

Contar con una chimenea en el hogar ofrece un ambiente idílico y aporta calidez durante los meses más fríos del año. Se trata de un elemento muy común en casas unifamiliares en pequeñas ciudades o pueblos en el campo. Además, de ser muy útil, es una pieza decorativa que no pasa de moda. En los últimos años se ha experimentado cierta innovación de cara a los nuevos tipos de combustibles y artículos para mejorar su funcionalidad, como las puertas para chimeneas que hacen posible un ahorro en el consumo y evitan algunos inconvenientes tradicionales.

En este artículo te contamos las diferentes ventajas que aportan las puertas para chimeneas y cuáles son los pasos para su instalación en el caso de que no se quiera realizar una obra o reforma.

Ventajas del uso de puertas para chimeneas

Evita la salida del humo a la estancia

Si una chimenea está bien construida no debería producir una gran cantidad de humo en la habitación donde se encuentre colocada. No obstante, las puertas para la chimenea están pensadas para sellar todo el frontal de la chimenea forzando que el humo salga únicamente por el tiro de la chimenea.

Garantiza la seguridad en el hogar

Mucha gente teme quedarse dormido con la chimenea encendida o incluso que se produzca cualquier accidente al saltar las llamas fuera de ella. Las puertas de chimeneas garantizan toda la seguridad posible.

Mejora el rendimiento térmico de la chimenea

La chimenea está ideada para aportar calor a una estancia y cuanto mayor productividad tenga, mejor. Las puertas para chimeneas garantizan que haya un mayor control del fuego al optimizar la combustión y haciendo posible regular la entrada de aire. Al regular la entrada de aire, el fuego tiene la cantidad de oxígeno más adecuada para el tipo de combustión que se necesita. Además, el vidrio para las chimeneas puede aguantar temperaturas hasta los 500ºC y 800ºC de forma constante. Esto consigue un mayor rendimiento térmico y hace posible un ahorro energético en el consumo.

Las puertas para chimeneas permiten ahorrar en gastos

En relación con el punto anterior, esta mejora del rendimiento garantiza un ahorro ya que con la mínima cantidad de leña se consiga mucha mayor duración de la leña, gastando menos dinero en ella.

Chimeneas modernas que mejoran el medio ambiente

Al mejorar el rendimiento térmico y emplear menor cantidad de leña, se consigue reducir el impacto ecológico garantizando una mejora del medio ambiente.

Cómo instalar una chimenea

Cómo colocar una puerta en la chimenea

Las puertas para chimeneas, además de reunir una gran cantidad de ventajas para el hogar, cuentan con la característica de ser fácilmente instalables. Algunas empresas, como Hot Fire Door, cuentan con puertas para chimeneas hechas a medida y que cuentan con una sencilla instalación. En estos casos, los pasos no requieren de grandes conocimientos de bricolaje lo que permite montar una puerta fácilmente.

Pasos previos a la instalación

Antes de comenzar la instalación es necesario reunir todo el material necesario: masilla refractaria para juntas; pistola aplicadora de silicona; tacos metálicos; nivel de burbuja; taladro; broca para hormigón y llave inglesa.

Marcar los bordes de la chimenea

El primer paso para instalar una puerta en la chimenea es desmontar las hojas del marco, separando la puerta en sí del marco. Es necesario nivelarlo con un nivel de burbuja para calzarlo en la posición que se va a colocar de forma definitiva. A este punto es necesario marcar en el interior de la chimenea los puntos donde se va a fijar con la ayuda de un rotulador o lápiz.

Taladrar y atornillar el marco a la chimenea

Una vez marcados los puntos donde se debe colocar el marco, es necesario hacer agujeros con un taladro y una broca de 10 milímetros. En estos taladros se deben introducir los pernos metálicos y se atornillan firmemente.

Aplicar masilla para fijar

Una vez colocado el marco, se debe aplicar una masilla mediante la pistola aplicadora para sellar las juntas de todo el perímetro. En el caso de las puertas para chimeneas de Hot Fire Door, vienen acompañadas por la masilla adecuada para la aplicación. A su vez, se recomienda realizar el sellado por la parte de detrás.

Acoplar la puerta

Cuando ya esté fijado correctamente el marco, se debe acoplar la parte frontal, es decir la puerta. Para ello se debe introducir la parte de arriba y después encajar la zona inferior. Es aconsejable esperar al menos 24 horas para utilizar la chimenea y que no haya ningún problema.

Estilos de puerta para chimeneas

Mucha gente prefiere no instalar una puerta en la chimenea ya que piensan que será muy complicado, costoso o no encajará con el diseño de su hogar. A su vez, ver la leña arder suele ser una actividad muy placentera y relajante. Es algo que se busca en las chimeneas rústicas, por ejemplo. Este aspecto se puede conservar sin problemas al tratarse de puertas de vidrio que soportan las altas temperaturas. Sea cuál sea el estilo que se quiera dar a la estancia, se puede mantener con los diferentes modelos de puertas para chimeneas.