REFORMA DE BAÑO CLÁSICO CLAVES PARA DISFRUTAR

 

 

Cuando se piensa en reforma de baños es normal pensar en un cambio hacia estilos  modernos y de plena actualidad. Pero debemos tener en cuenta que no todo el mundo tiene los mismos gustos.

 

Los cuartos de baño de estilo clásico siguen siendo muy demandados por todo tipo de público. Esto se debe en gran medida a que un diseño tradicional nunca pasa de moda y puede llegar a encajar a la perfección en viviendas con cualquier estilo decorativo.

 

En estos casos lo que busca la reforma de baños es conseguir un entorno elegante y refinado pero que a la vez resulte confortable para un uso diario por parte de toda la familia.

¿Qué materiales escoger para un baño de estilo clásico?

 

Alternativas de suelos para cuartos de baño

 

A la hora de enfrentar una reforma de este tipo lo primero que hay que tener claro son los materiales que se van a utilizar.

 

La madera es una de las grandes protagonistas en este tipo de espacios, pero sabemos que es un material delicado que no aguanta bien la humedad.

 

Por mucho que nos guste, deberíamos dejar de lado la madera natural para el suelo, puesto que a la largo podría generarnos muchos problemas.

 

Una buena alternativa para disfrutar de toda la calidez y el confort de la madera pero con mucha más seguridad y menos mantenimiento es la tarima flotante con tratamiento para la humedad. Es algo más cara que una tarima flotante normal, pero esa inversión extra merece la pena.

 

Si se busca una opción más económica se puede optar por la instalación de suelos vinílicos que imiten a la madera. Hoy en día existen modelos de mucha calidad que no tienen nada que envidiar a la tarima flotante.

 

Tienen a su favor que suelen ser más baratos y que además aguantan la humedad propia de un cuarto de baño sin ningún tipo de problema.

 

También te queda la opción de escoger gres en imitación a madera. Visualmente queda muy similar a la madera natural y no tiene ninguna de sus desventajas, siendo muy resistente y fácil de limpiar.

 

Si no te gusta o no te termina de convencer la madera siempre puedes optar por el mármol. Es otro material que hemos visto con frecuencia en los cuartos de baño de estilo clásico y da muy buenos resultados.

 

Su mantenimiento es realmente sencillo y si se cuida bien puede mantener su brillo durante años, dándole un toque único a la estancia.

 

La última alternativa de materiales para el suelo del cuarto de baño que te planteamos es la baldosa hidráulica. Presentes en las casas de principios del siglo XX, estas baldosas acabaron en el olvido durante décadas, pero ahora han vuelto con fuerza.

 

Puedes escoger un mismo diseño para todo el suelo o incluso combinar baldosas con diseños diferentes para crear auténticos collages.

 

Alternativas para las paredes de un cuarto de baño

 

Si la elección de los materiales del suelo es importante, la de las paredes no lo es menos. Como siempre que se trata de reformar un cuarto de baño, hay que buscar materiales que sean muy estéticos y que a la vez resulten prácticos y resistentes.

 

El azulejo es un clásico que nunca queda mal, y mucho menos si lo que buscas es darle a tu baño un aspecto algo más tradicional.

 

Hoy en día podemos encontrar modelos para todos los gustos. Desde el azulejo tipo metro que es capaz de combinar con todo, a modelos que recuerdan a las baldosas hidráulicas por sus estampados o diseños con un aire vintage.

 

Otra alternativa para cubrir las paredes es el uso del mármol. En este caso hay que tener especial cuidado a la hora de elegir el color para que el resultado no sea demasiado cargante.

 

Nosotros, como expertos en reformas de cuartos de baños, aconsejamos limitar el uso de mármol en las paredes a ciertas áreas como el perímetro de la ducha o la bañera y/o la zona del lavabo. Combinando este material con otros revestimientos más sencillos.

 

De hecho, con lo que mejor queda el mármol en un baño es con otra de las opciones para cubrir las paredes: la pintura para cuartos de baño.

 

Se trata de esmaltes especialmente formulados para aguantar la humedad. Están disponibles en una gran cantidad de colores y tonalidades. Además, tienen a su favor que si te cansas de ver el baño siempre igual puedes darle un lavado de cara cambiando el color de la pintura.

 

Si te gustan los estampados y buscas algo con un estilo más clásico de lo habitual te puedes decantar por los papeles pintados. Eso sí, debe tratarse de papeles especialmente tratados para usarse en un cuarto de baño y, por tanto, resistentes a la humedad.

 

Existen otras alternativas como los paneles vinílicos o el friso, que se pueden instalar rápidamente y están disponibles en una gran cantidad de colores e incluso en imitación a materiales naturales como la madera o el mármol.

 

¿Qué colores usar en un cuarto de baño de estilo clásico?

 

Los baños son espacios no demasiado grandes, por lo que no conviene recargarlos demasiado. En ocasiones, una mala elección del color puede hacer que la estancia se vea demasiado agobiante o incluso más pequeña de lo que en realidad es.

 

Lo más recomendable es usar tonos que sean neutros y suaves. Los más habituales son el beige, el blanco y el color crema.

 

Para evitar que el resultado sea demasiado aséptico se pueden combinar con algo de color intenso a través de los diferentes complementos del cuarto de baño o incluso de los textiles.

 

 

Los mejores muebles para un baño de estilo clásico

 

Si vas a reformar un baño y buscas un estilo con cierto aire vintage, la madera será tu gran aliada.  Puedes escoger muebles actuales o bien restaurar muebles antiguos para darles una nueva vida.

 

En función del espacio y el presupuesto disponible se puede optar por instalar un mueble bajo-lavabo u optar por diseños más clásicos y complejos como un tocador o una coqueta.

 

Para la encimera del lavabo, mejor usar mármol o encimeras sintéticas que lo imiten. Así consigues un buen resultado a nivel estético y además no te tienes que preocupar por el mantenimiento.

 

Elección de los sanitarios

 

El estilo clásico está tan de moda hoy en día que no te va a resultar complicado encontrar sanitarios que sigan esta tendencia. Lo mejor es apostar por líneas clásicas básicas.

 

Si hay espacio suficiente, no cabe duda que lo que no puede faltar es una bañera de patas de garra. En el mercado hay auténticos modelos clásicos totalmente renovados y esmaltados de nuevo, pero también es posible encontrar diseños de última generación que tienen la forma de las bañeras clásicas.

No te olvides de la iluminación

 

Es habitual que al pensar en la decoración del cuarto de baño se pasen por alto cuestiones importantes que pueden influir de forma determinante en el resultado final de la obra.

 

Como expertos en reformas en cuartos de baño, nosotros siempre aconsejamos a nuestros clientes que tengan muy en cuenta la iluminación, especialmente si se trata de baños que no tienen luz natural.

 

La tecnología LED y la gran variedad de lámparas y apliques que hay hoy en día en el mercado nos permiten conseguir un resultado óptimo si combinamos luces frías y cálidas.

 

No puede faltar una buena lámpara de techo. Los modelos de forja y de cristal no sólo consiguen aportar una buena iluminación, sino que además son un importante elemento decorativo en todo baño de estilo clásico que se precie de serlo.

 

La iluminación indirecta es esencial en este tipo de espacios, por lo que no hay que renunciar a usar apliques de pared.

 

En algunos casos, incluso puede ser conveniente usar lámparas de sobremesa para aportar todavía más luz allí donde es necesario, por ejemplo en la zona de tocador.

 

No te olvides de los complementos

 

Una vez que la estancia está reformada al gusto del cliente, es este el que debe hacerla suya. Para ello no hay mejor opción que elegir de forma personal los complementos.

 

No se trata de recargar el cuarto de baño, sino de incluir algunos elementos que lo conviertan en algo único. De hecho, no hace falta gastar mucho dinero, se pueden encontrar cosas muy interesantes en los mercadillos e incluso se puede reciclar algún objeto que se tenga ya por casa.

 

Por ejemplo, si la encimera del lavabo es grande, se puede decorar con un jarrón de estilo clásico o incluso con algún portavelas de esos que están en casa y han caído en el olvido.

 

Una bandeja de madera o de bambú se puede convertir en el espacio perfecto para dar cabida a los enseres de afeitar, los cepillos de dientes y otros objetos de higiene de uso diario.

 

El cesto para la ropa sucia, en lugar de ser un modelo de plástico o de tela, puede ser un bonito cesto de madera o de mimbre.

 

Y si el baño tiene luz natural, lo que nunca debería faltar es alguna planta. No es necesario que sea una de gran tamaño, basta con plantas pequeñas y de cuidado sencillo.

 

Sigue las tendencias ¡y tu gustos!

 

Si estás pensando en hacer una reforma de baños tienes muchas opciones a tu disposición. Las tendencias decorativas te pueden ayudar a hacerte una idea de lo que se lleva, pero no te dejes guiar sólo por ellas.

 

Cada estancia de tu casa debe ser algo único y especial. Por eso, cuando se trata de llevar a cabo una reforma o redecorar, no debes perder nunca de vista ni tus gustos ni las necesidades de tu familia. Sólo así conseguirás que el resultado sea realmente el esperado.