Revaloración de una casa para su venta después de una reforma

Hacer una reforma es de vital importancia si queremos que nuestra vivienda tenga una oportunidad para su venta. Aunque esto supone pedir un crédito hipotecario, es imprescindible que la casa esté actualizada y habitable.

La retirada de muebles viejos, pintar, alguna reforma si fuera necesario, sobre todo las que impliquen una ventaja energética, como ventanas aislantes, cerramientos de cristal, electricidad, instalación de iluminación LED… O reformas más importantes como son los baños y la cocina. Son alguna de las gestiones que hay que realizar antes de una venta.

Respecto a la estética no es necesario ir a la última moda, pero sí, dejar gustos personales a parte y consultar a un decorador. Una casa con un aspecto amplio, limpio y funcional, incrementará la posibilidad de venta. Y será mucho más fácil de vender para una Consultoría Inmobiliaria Integral.

Aunque esto en principio suponga un gasto, es unilateralmente proporcional a que la vivienda sea atractiva para la venta. En la actualidad es fácil ponerse en contacto con empresas dispuestas a realizar un trabajo completo, esto implica la ventaja de que pueden rebajar la factura final, y tienen en conocimiento el proyecto en su totalidad, esto le proporciona más agilidad a la hora de tomar decisiones relacionadas entre sí y reducir el tiempo de finalizado.

Consejos de reforma y venta

Entrando más en detalle, unos consejos útiles para la reforma de la vivienda serían restructurar la casa, ofreciendo un nuevo aspecto. Por ejemplo, si la cocina es pequeña se podría tantear la opción de hacerla diáfana y poner una isla. Esto daría un aspecto totalmente rejuvenecido al resto del hogar.

Utilizar colores neutrales, o suaves, confieren un aspecto más luminoso y amplio. Además de limpio, que suele ser un valor añadido. Despojamos también el habitáculo de gustos personales es lo ideal; lo mejor es ser atemporal y minimalista. Sin extravagancias ni modernidades.

Lo siguiente, evidentemente, será buscar una empresa que ofrezca garantías y plazos cerrados. Trabajar bajo calendario ayudará a la organización de todas las tareas.

La plantilla debe ser profesional y especializada en cada tarea. Es un error aceptar chapuzas o apaños de un trabajo desempeñada por una persona no cualificada.

La relación de calidad-precio debe ser asumible y lógica por el trabajo a realizar. Un precio justo para todos y por todos.

¿Por qué no hacerlo tú mismo?

Es posible que tengas algunos conocimientos de reforma, y algunos buenos amigos en echarte una mano el o que te haga falta. Pero el volumen de trabajo que puede ser hacer una reforma puede ser bastante grande a lo que primeramente pensaste.

Puede que haya complicaciones, contar con amigos no es profesional, no hay contrato por medio, pueden equivocarse, o hacer algo mal… y al final todo se demora y se hace más tedioso.

Si quieres hacer una reforma y vender, te lo debes de tomar como la seriedad de un negocio. Si no te lo tomas tú mismo con la debida atención, contratando todas las medidas que hagan falta para sacar el proyecto adelante ¿quién lo hará?

Si por el contrario buscas un acabado profesional, contacta con nosotros para cualquier duda o consulta en Reformas Servicios te ofrecemos un servicio de calidad