Requisitos previos para la reforma de tu hogar

Tu hogar; tu sitio personal en el que tu mayor deseo es encontrarte cómodo y que todo, en la medida de lo posible, esté a tu gusto. Cuando compramos una casa es muy común que haya aspectos estructurales que no nos terminen de convencer, lo cual desemboca en todo tipo de posibles reformas para adaptar la vivienda. Sin embargo, antes de emprender una obra, hay que tener en cuenta que, dependiendo del tipo de proyecto de reforma que queramos llevar a cabo, tendremos que seguir una serie de requisitos ineludibles para llevarlo a buen término.

Primeros pasos planificando una reforma

En primer lugar, tenemos que tener en cuenta que muchos de los posibles permisos o licencias para la obra de un hogar irán en función del ayuntamiento que nos corresponda.  Existen diferentes tipos de documentos a tramitar, así como distintas tarifas que abonar según el tipo de obra (a mayor complejidad, más trámites y tasas); sin embargo, es muy importante seguir el procedimiento a rajatabla, ya que su incumplimiento puede provocar que la obra se alargue de manera innecesaria.

Reformas de acabados e instalaciones interiores

Son las obras más sencillas y también las más comunes en todo tipo de hogares. Hacen referencia a acciones tales como pintar o a realizar cambios en las instalaciones eléctricas y de fontanería, así como a cambios de suelo, recubrimientos de interiores o alicatados. Este tipo de obras no requieren de la solicitud de ningún tipo de permiso municipal, así como tampoco del pago de tasas; sin embargo, es cierto que algunas de estas obras requieren de un contenedor especial para obras en la calle, ya que se producirán todo tipo de escombros.

En ese caso sí que se tiene que pagar una tarifa por la ocupación de la vía pública, aunque si bien su cuantía depende del tipo de calle (las más transitadas en las zonas céntricas o comerciales son más caras) no resultan cantidades muy costosas.

requisitos para reformas

Cambios de distribución

Este tipo de reformas son más complejas, ya que hacen referencia a cambios en la distribución de un hogar como son el derribo de un tabique para realizar una ampliación o crear nuevas estancias. En este caso sí que es necesario un permiso municipal, así como aportar cierta documentación como el plano de la reforma y el presupuesto. En cuanto a las tasas, según la reforma, se pagan de dos a cuatro tasas: la de prestación de servicios urbanísticos (pago por los trámites llevados a cabo por el ayuntamiento) y la de impuestos de Construcción, Instalaciones y Obras (ICIO) son obligatorias. Las tasas relativas a la instalación de contenedores de escombros y a la colocación de vallas se tienen que abonar únicamente en caso de realizar dichas acciones.

Reformas para modificar la estructura

En este caso estamos hablando de obras de gran complejidad que implican grandes cambios relativos al diseño y a la construcción de la vivienda. En este caso, además de necesitar los mismos trámites que en el caso anterior, también tendremos que contar con la supervisión de un profesional como un arquitecto o un técnico, que deberá asegurarse de la viabilidad del proyecto y firmarlo. Las tasas también son las mismas.

Reformas para modificar elementos comunitarios

Los cambios en las fachadas y terrazas de un edificio comunitario no sólo requieren de la autorización de la comunidad de vecinos, sino que también necesitan de un permiso municipal y que aportemos toda la información necesaria (lo que incluye planos de situación y fotografías), Las tasas son las mismas, aunque en este caso no se precisa la supervisión de un arquitecto o de un técnico.

reformas de fachadas

Reformas para la conservación de instalaciones comunitarias y cubiertas

Finalmente, si quieres iniciar alguna reforma dentro de tu propiedad pero que también afecta al resto de la comunidad, necesitarás el permiso municipal, aunque en este caso no requerirás la supervisión de un profesional colegiado. Sí que deberás pagar las tasas obligatorias y las posibles en caso de hacer uso de contenedores y vallas. Este tipo de gestiones puede llevarlas a cabo una oficina técnica online.