Reformas en Madrid: ¿Cómo reformar un piso para alquilar?

Reformas en Madrid: ¿cómo reformar un piso para alquilar?

 

Últimamente entre los clientes que necesitan reformas en Madrid hay muchas personas que lo que quieren es dejar su viejo piso en óptimas condiciones para alquilarlo. La demanda de arrendamientos ha subido tanto que es buen momento para aprovechar la situación y sacarle más rendimiento a una vivienda que no estamos utilizando.

 

Que los alquileres en Madrid están por las nubes no es ningún secreto. Además, los pisos que están en determinados barrios pueden llegar a alquilarse en apenas unas horas.

 

Es cierto que en algunos casos se están cometiendo abusos y se están alquilando viviendas muy por debajo de los mínimos exigibles. Por eso, nosotros te proponemos que, si estás pensando arrendar un inmueble en cualquier lugar de la Comunidad Autónoma, antes de hacerlo lleves a cabo una reforma más o menos grande según las necesidades de la casa. Esto te permitirá contar con un inmueble que resultará mucho más atractivo a los posibles inquilinos y por tanto su valor de mercado subirá.

 

Elige tu target

 

Si vas a poner un producto en el mercado, en este caso una vivienda de alquiler, debes conocer bien el tipo de inquilino al que te quieres dirigir. Esto te permitirá saber mejor qué cambios debes hacer en la vivienda.

 

Por ejemplo, si lo que buscas es que tus inquilinos sean estudiantes, vas a necesitar contar con habitaciones con un estilo más práctico, con buena iluminación y en las que además de una cama y un armario haya una zona de estudio.

 

Por el contrario, si tu público son ejecutivos que han venido a trabajar, tienes más posibilidades de tener éxito si optas por un diseño con espacios abiertos, una cocina de última generación y muebles minimalistas.

 

En función de tu perfil de público puedes decidir las cosas que son necesarias reformar y aquellas que pueden aguantar.

 

El primer paso: haz tu vivienda más eficiente

 

Hay pisos que estéticamente son muy bonitos pero que luego se convierten en un quebradero de cabeza para los inquilinos, precisamente porque únicamente se han reformado los aspectos estéticos de la vivienda.

 

Si un inquilino tiene que pagar grandes facturas de gas o de luz para estar a gusto en la vivienda es posible que te encuentres con la desagradable noticia de que decide marcharse antes de tiempo.

 

No queremos que esto suceda en tu caso, por eso te aconsejamos que antes de nada revises el estado del aislamiento de la vivienda y de los suministros.

 

Si el sistema eléctrico del inmueble tiene más de 10 años es necesario que hagas una revisión del mismo con un electricista profesional y hagas los cambios necesarios. Esto no sólo hará que la vivienda sea más eficiente desde el punto de vista energético, sino que además ayudará a reducir el riesgo de que se puedan producir cortocircuitos e incendios derivados de los mismos.

 

En caso de que vayas a reformar la cocina y/o los cuartos de baño aprovecha que vas a picar suelos y paredes para revisar las tuberías. Si hay algún tipo de fuga o de daño es mejor repararlo en ese momento que no tener que volver a picar una vez que los suelos y azulejos nuevos ya están instalados.

 

El aislamiento es un factor importantísimo para que la vivienda sea confortable. Echa un vistazo a puertas y ventanas para comprobar si hay filtraciones de aire. Si es así puedes buscar soluciones alternativas más o menos costosas. Desde instalar burletes en las ventanas, a optar por un doble acristalamiento o directamente cambiar las viejas puertas y ventanas.

 

Además del aislamiento térmico también deberías preocuparte por el aislamiento acústico, de forma que ni tu inquilino se vea molestado por los ruidos de la calle o de los vecinos ni él moleste a nadie.

 

Existen muchas opciones para insonorizar una vivienda o alguna de sus estancias. Si te interesa este tema te recomendamos la lectura de nuestro artículo sobre cómo insonorizar la pared de un piso, en el que podrás aprender mucho más sobre esta cuestión.

 

No tengas miedo a tirar tabiques si vas a reformar un piso para alquilar

 

A la hora de hacer reformas en Madrid para conseguir una vivienda que resulte atractiva y rentable en el mercado del alquiler no debes pensar en la reforma como un gasto, sino como una inversión.

 

Si montaras una empresa no dudarías en contar con las mejores herramientas y los mejores profesionales ¿verdad? Pues en el mercado inmobiliario de alquiler la cosa funciona igual. Si de verdad quieres obtener beneficios debes ofrecer a los interesados un producto que esté por encima de la media.

 

Con esto lo que te queremos decir es que no debes tener miedo a la hora de reformar. Si esa vieja vivienda que has heredado de tus padres o ese piso viejo que compraste como inversión no te da los rendimientos que esperas, no dudes en transformarlo en otra cosa.

 

Puedes organizar la distribución del piso de forma totalmente diferente a como está ahora, pero eso sí, es imprescindible que para hacer el nuevo plano cuentes con un profesional que te asesore.

 

Para conseguir más beneficios la casa debería tener un ratio adecuado entre la superficie y el número de habitaciones. Teniendo en cuenta además que hoy en día se valora más un espacio grande que dos pequeños. Es decir, que si todavía tienes la duda sobre tirar el tabique que une la cocina y el salón, lo mejor es que lo hagas. Este tipo de espacios abiertos son muy valorados, especialmente entre el público joven con mayor poder adquisitivo.

 

El tema del cuarto de baño siempre suscita dudas. En estos casos más vale ofrecer de más que de menos, ningún inquilino va a quejarse por tener dos cuartos de baño, pero sí sólo hay uno eso puede convertirse en una razón para no alquilar. Eso sí, no es necesario que los dos baños tengan bañera o ducha, uno puede ser un aseo y el otro un cuarto de baño completo.

 

El truco de la iluminación

 

Aunque es posible establecer un perfil del inquilino medio, lo cierto es que todos somos diferentes y por eso a la hora de alquilar una vivienda nos podemos fijar en cosas muy diferentes. Sin embargo, hay algo que de forma indirecta puede inclinar la balanza hacia una decisión afirmativa de alquilar: la iluminación.

 

La luz natural hace que los espacios se vean mucho más amplios y más llenos de vida. Por eso hay que intentar sacarle todo el partido posible a las ventanas.

 

En caso de que la vivienda no tenga una buena iluminación por su ubicación, por ejemplo si es un piso interior, hay que intentar solucionar este problema con luz artificial. Una buena instalación de luces LED puede conseguir que el piso sea muy luminoso y alegre sin necesidad de tener que gastar una fortuna en la factura eléctrica.

 

Acierta con los materiales

 

Nunca sabes cómo va a cuidar el inquilino tu piso y por eso es mucho mejor optar por materiales de fácil limpieza, que por sus características no acumulen mucha suciedad y que sean sencillos. Esto no quiere decir que no puedas escoger suelos o azulejos de última tendencia, puesto que los modelos de última generación se suelen adaptar a estas características.

 

Ten en cuenta que las juntas suelen ser un lugar que acumula suciedad y muchas veces los inquilinos no están por la labor de hacer limpiezas a fondo de la vivienda. De ahí que sea mucho más recomendable minimizar esas juntas al máximo. Puedes hacerlo con alicatados o pavimentos sin juntas o usando piezas de gran tamaño, que reducen el número de juntas.

 

Para los suelos la madera no es una buena opción si se trata de un piso de alquiler, queda muy bonita, pero se estropea si no recibe la atención necesaria. Mejor decantarse por suelos porcelánicos o pavimentos de PVC (en imitación madera si te gusta el efecto), que son muy sencillos de cuidar y tienen una vida útil muy larga.

 

Tras las reformas en Madrid ¿cómo pintamos el piso?

 

Cuando se trata de reformar un piso para alquilar lo más recomendable es optar siempre por colores neutros para las paredes. La pintura blanca no sólo es la más barata, sino que en la mayoría de ocasiones es la que mejores resultados ofrece.

 

Un par de capas de pintura blanca satinada hacen que las paredes vuelvan a lucir como nuevas y además ayudan a aportar esa luminosidad tan importante para la vivienda de la que hablábamos antes.

 

Ideas de decoración para un piso de alquiler

 

Una vez que la vivienda está reformada es momento de amueblarla. En este caso debes buscar muebles prácticos, que no resulten complicados de sustituir y que se amolden a los gustos del público al que quieres alquilarle tu vivienda.

 

No sobrecargues demasiado las estancias. Es importante que el inquilino tenga a su disposición los muebles esenciales, pero que a la vez tenga un margen para personalizar la casa a su gusto.

 

Aunque el mobiliario sea sencillo puedes conseguir darle un aspecto único a cada estancia si escoges bien los textiles y las lámparas.

 

Es especialmente importante no olvidarse de aquellos elementos que aportan a la vivienda una sensación de confort y hacen verla como un hogar. Por ejemplo, instala una alfombra en el salón. Las vinílicas son más baratas que las de tejidos tradicionales y además resultan sencillas de mantener.

 

No te olvides tampoco de poner algunas plantas naturales de interior en la vivienda (sin abusar) y tenerlas bien cuidadas. Así el piso transmite la sensación de estar habitado y resulta mucho más atractivo para un posible inquilino.

 

Si le dedicas a tu inmueble para alquilar un poco de tiempo y cariño, se puede convertir en una importante fuente de ingresos. Y recuerda que, si necesitas reformas en Madrid, estamos a tu disposición.

 

PIDE PRESUPUESTO SIN COMPROMISO